domingo, 26 de febrero de 2017

EL COLOR BLANCO COMO REFERENCIA PARA LA IDENTIFICACIÓN DE AVES RAPACES IBÉRICAS

Desde que hemos iniciado nuestro proyecto SMAP (2012, 2013, 2014 y 2015) hemos intentando transmitir la pasión por las aves planeadoras (rapaces y cigüeñas). Varios factores hacen de este grupo de aves que sean muy atractivas para su conocimiento y disfrute.

La técnica que a continuación os presentamos ha sido desarrollada por nuestro compañero Ivan Parrillo. Esta técnica es muy adecuada para personas que se inician en la observación de estas aves, sobre todo en lugares de paso, como el Estrecho de Gibraltar, Pirineos e incluso en zonas ibéricas con alta densidad de especies de rapaces como Monfragüe, El Valle de Alcudía o Doñana.

La idea fundamental de esta metodología es la disposición del color blanco en la zona ventral de una rapaz en vuelo. Calculamos que muchos de nuestros encuentros de observación con aves rapaces se realizaran en vuelo, con lo cual esta metodología es muy adecuada aunque no definitiva. También se incluyen algunas pistas o detalles que ayudan a la identificación complementaria a la silueta ventral en vuelo.

Un complemento perfecto para esta técnica de identificación es salir al campo con personas más expertas y disfrutar del vuelo de estas majestuosas aves.


¿Qué tengo que saber para poder utilizar esta técnica?

1)      Para empezar necesitas salir al campo y disponer de unos buenos prismáticos. Unos 8x o 10x serán más que suficientes.

2)      Tendrás que tener claro e identificar cinco partes morfológicas de una rapaz en vuelo y que son claves para poder entender esta metodología (Ver Foto 1).

3)      Esta técnica se basa en la clasificación del grupo de rapaces ibéricas en cuatro bloques claramente diferenciados:

               -Bandas blancas y negras: Corresponde con patrones de aves como el águila calzada adulta o los alimoches adultos. También los elanios y los machos de aguiluchos pálidos están en este bloque.


               -Ventanas alares blancas. Corresponde con águila real joven, ratoneros o milanos reales.

               -Blanco con puntitos, listado o barrado: Corresponden patrones como el de los halcones, gavilanes o cernícalos.

               -Sin blanco: Corresponde con patrones como el del águila real adulta o el quebrantahuesos también forman parte de este bloque el buitre negro o el buitre leonado.



Os dejamos las fichas que hemos elaborado para cada uno de los grupos y que esperamos sean de vuestra ayuda para el disfrute de las aves rapaces. Estas fichas están ordenadas según los bloques anteriores y además disponen en cada uno de ellos de una referencia al tamaño y separación al grupo de rapaces al que pertenecen para facilitar su utilización. 


¿Cómo aplico esta técnica? 

A) Para empezar tendrás que estar seguro de que lo que estás observando es una rapaz. Fíjate en su forma de vuelo, silueta y tamaño. Deja que vuele y fíjate si bate las alas, si planea o por el contrario se cierne en el aíre. Date tiempo para ver hacia donde se dirige y si presenta la mejor "cara" para el filtrado en alguno de los cuatro grupos. 

B) A continuación, trata de encajar donde se dispone el color blanco en la parte ventral del ave en los cuatro grupos de referencia que te proponemos. 

C) Una vez que estés en uno de estos grupos, trata de aproximarte al tamaño del ave, para saber donde encajar tu posible avistamiento: Aves de mayor tamaño del grupo en la parte superior de la ficha, mientras que los menores tamaños están al final de la misma. 

D) Trata de identificar la especie siguiendo las referencias que indicamos en cada especie. 


Os animamos a entrenar esta metodología visitando nuestro proyecto de Seguimiento de Aves Planeadoras en Sierra Morena, en el cual puedes acompañarnos y poner en práctica toda esta técnica. 



Foto 1: Morfología que tenemos que conocer para poder aplicar esta técnica de identificación. 





Foto 2: Ejemplo de este primer grupo de aves rapaces. Águila Calzada fase clara. 




Foto 3: Ejemplo de este primer grupo de aves rapaces. Milano Real.  




Foto 4: Ejemplo de este primer grupo de aves rapaces. Aguila Culebrera.   


Foto 5: Ejemplo de este primer grupo de aves rapaces. Alimoche juvenil.    

miércoles, 22 de febrero de 2017

CAJAS NIDO DE LOS VILLARES 2016

Pronto las cajas que el grupo tiene instaladas por diversos puntos de la geografía cordobesa empezarán a ser ocupadas por diversas especies que buscan en ellas el espacio adecuado para sacar adelante su prole.
Pero ahora, desde aquí lo que pretendemos es compartir con vosotros los resultados que se obtuvieron tras la revisión de otoño de las cajas nido de los Villares.
En 2014, nuestro grupo proyectó la colocación de 140 cajas nido en dicho Parque. Debido a problemas con algunas de ellas (pérdida, retirada por diversas circunstancias,…), la cifra total de cajas-nido a tener en cuenta se redujo a 112.



Todas las cajas nido están marcadas con GPS para su posterior seguimiento y valoración del éxito de ocupación y anidación durante el periodo reproductor.  Entre octubre y diciembre, se revisaron y limpiaron todas las cajas nido y se colocaron y marcaron con GPS cajas nuevas o reparadas hasta completar la cifra original de 140 previstas.
De las 112 cajas-nido revisadas, se observó ocupación en 61, lo que supone un 54,5 % de éxito de anidación. Entre las cajas ocupadas, se detectó doble éxito de nidificación en cuatro de ellas (por herrerillo capuchino y gorrión común; con doble nidada de herrerillo común; por herrerillo común y carbonero común; y por carbonero común y gorrión común).


Carbonero común, uno de los habituales de nuestras cajas
Entre las 51 cajas-nido consideradas como no ocupadas, 22 se vieron afectadas por la acción de los pájaros carpinteros, repercutiendo negativamente en el éxito de ocupación de las cajas. No obstante, se hallaron materiales o signos de intento de anidación sin éxito en 27 de ellas, 9 de las cuales habían sido afectadas por los pícidos.
Las especies que han ocupado nuestras cajas nido en 2016 han sido: carbonero común (Parus major), herrerillo común (Cyanistes caeruleus), herrerillo capuchino (Lophophanes cristatus), gorrión común (Passer domesticus) y trepador azul (Sitta europaea).





Este año sólo se han apreciado signos de posible predación sobre 5 de las 61 cajas; es decir, un 8,19 %. Lo que supone una importante reducción con respecto a los datos del año anterior, y sin concentrarse en ninguna zona en concreto.


Trepador azul, otro de nuestros inquilinos.



    
Agateador común

 Este logro creemos que ha sido propiciado por las medidas que se adoptaron a raíz de la situación del año pasado y que consistieron fundamentalmente en dotar a la práctica totalidad de las cajas con un protector metálico en el frontal y voladizo metálico en el techo, que impidieran, por un lado, ampliar el diámetro del agujero de acceso; y, por otro, entorpecer el descenso de roedores hasta el techo de las cajas. También se ha mejorado el diseño de las cajas reduciendo el espacio entre el techo y la pieza del frontal que bascula. De esta forma, dificultamos el acceso de potenciales predadores al interior de las cajas.


Nido de Trepador azul

Nido de Agateador común
 Por otra parte, de 20 cajas especialmente diseñadas para agateador común, solo se observó ocupación en 7 (un 35%), pero sí nos depararon la gran sorpresa de anidación de dos especies “nuevas” en nuestras cajas, el agateador común (Certhia brachydactyla) y el colirrojo real (Phoenicurus phoenicurus). Las otras especies que emplearon este otro tipo de cajas fueron el carbonero común y el herrerillo capuchino.



viernes, 10 de febrero de 2017

PROYECTO APUS en el IES La FUENSANTA : CONSTRUCCIÓN

Step by step

Despues de nuestra charla de presentación sobre vencejos el pasado 25 de enero, ya iba tocando práctica. No temáis al polvo. Quitáos el abrigo, arremangáos, y dadle al botón. Hoy, os invitamos a colaros con nosotros en el taller de carpintería del IES La Fuensanta.



Para este proyecto, se eligió un modelo de caja de doble nido con orificios de acceso en el suelo, y rampas de aterizaje. Este tipo de entrada no frontal tiene el inconveniente de que los pollos se puedan caer, pero disminuye la probabilidad de que la caja sea ocupada por otras especies competidoras como lo son por ejemplo, los estorninos. En efecto, sólo los vencejos tienen las habilidades de vuelo suficientes como para entrar a la vertical.

Aspecto del interior de la caja 

Al ser aves que viven en colonias como los gorriones, las parejas de vencejos no tienen ningún inconveniente en anidar muy juntas, y no necesitan una distancia mínima entre sus nidos. Al contrario, el carbonero común, el herrerrillo común, o el trepador azul por ejemplo, son territoriales y sí precisan de una distancia mínima.


Vamos sacando el metro y verificando medidas




Empezamos a coger carretilla : se recorta...

Se dibuja

Se taladra


 Se lima
  
Y se martillea

 Algunos recortes van sobrando pero nada se pierde, nada se crea, todo se recicla !

Ensamblamos la primera caja : "Esto como va quillo ? Este va dentro...no espera que aquí no cabe, esto tiene que ir fuera, y el lateral también...Ahora !"

Encolamos

 Y vamos clavando las diferentes partes para terminar el primer prototipo !

Dado que en este caso las cajas no se colocarán debajo de un alero, el techo en caída es recomendado para facilitar la evacuación del agua cuando llueva.

Un trabajazo de equipo !


Como siempre se hace más llevadero el trabajo compartiendo esfuerzos, el pasado miércoles 15 de febrero, los alumnos de 1°A, aconsejados por sus compañeros de carpintería, arrimaron el hombro sacando brochas para darles el toque final a las cinco cajas del proyecto.



El hecho de pintar las cajas permite que sean más resistentes al paso del tiempo, pero hay que tener en cuenta que siempre se deben utilizar pinturas al agua sin barnices ni disolventes para que no afectan a las aves que vayan a anidar en su interior.








Chapó al equipo de carpintería y al equipo de pintura ! 
Bueno chicos, ya esperamos a nuestros huéspedes muy pronto. A mediados de marzo, estarán demostrándonos quién manda en el aire, así que en estas próximas semanas, iremos colocando las cajas-nido de nuestro proyecto.